Jesus Dijo: Yo Soy El Buen Pastor - Parte I

Compartelo



Martes Junio 19 del 2018

 

 

Quizás uno de los “Yo Soy” de Jesús más conocido es: YO SOY EL BUEN PASTOR.

 

“YO SOY EL BUEN PASTOR.

El buen pastor da su vida por las ovejas. 

El asalariado no es el pastor,

y a él no le pertenecen las ovejas.

Cuando ve que el lobo se acerca,

abandona las ovejas y huye;

entonces el lobo ataca al rebaño y lo dispersa. 

Y ese hombre huye porque, siendo asalariado,

no le importan las ovejas.

YO SOY EL BUEN PASTOR;

conozco a mis ovejas,

y ellas me conocen a mí, 

así como el Padre me conoce a mí

y yo lo conozco a él,

y doy mi vida por las ovejas.”

(Juan 10:11-15)

 

Ahora, hablando de pastores y ovejas, aunque completamente foráneo para mi, no era nada nuevo para los judíos en los días de Jesús.

 

De hecho, la vocación del pastoreo data de la época de Abel, el segundo hijo de Adán y Eva, quien “se dedicó a pastorear ovejas” - mientras su hermano Caín se dedicó a trabajar la tierra. (Génesis 4:2)

 

Todos los Patriarcas eran pastores, así como Moisés. El rey David, en muchos de sus salmos (23,78,79,100,119), y los profetas Isaías (53) y Ezequiel (34) muchas veces hablaban del pueblo de Israel como ovejas, y de Dios como su Pastor.

 

“La idea del pastoreo, y en específico la idea de Dios actuando como Pastor de Su pueblo, es un tema central encontrado a través de la Biblia, desde el principio hasta el final. En Génesis 48:15, mientras Jacob ya en su lecho de muerte sintetizaba su vida, él declaró que “Dios… ha sido mi pastor toda mi vida hasta este día”. En Apocalipsis 7:17, cuando los santos quienes salen de la tribulación son presentados delante de Dios, Juan une dos de las más notables imágenes de las Escrituras al decir, “porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.”” (www.xenos.org/essays/shepherd-motif-old-and-new-testament)

 

“Al mirar las características de un buen pastor será obvio que Dios escogió este motivo al menos en parte porque Su pueblo es tan propenso a actuar como ovejas. Versículos bíblicos como Isaías 53:6 nos recuerdan una y otra vez que el pueblo de Dios y las ovejas son muy similares y la conexión casi siempre es negativa. “Las ovejas no son simplemente criaturas dependientes; son singularmente poco inteligentes, propensas a deambular e incapaces de encontrar al pastor aun cuando éste está a la vista.” La analogía es apropiada. Es claro que, por nuestra impotencia y por nuestra tendencia a desviarnos y perdernos, necesitamos un Buen Pastor.” (www.xenos.org/essays/shepherd-motif-old-and-new-testament)

 

Entonces, tomemos unos momentos para mirar las palabras de Jesús: “YO SOY EL BUEN PASTOR.”

 

“YO” - El siempre se igualaba a Dios Padre, quien muchas veces declaraba que El mismo era el Pastor de Su pueblo Israel (Salmo 23, Ezequiel 34)

 

“SOY” - no “era” ni “será”, sino “soy”: un eterno y absoluto “SOY”

 

“EL” - versus “un” y versus “uno de muchos” - porque solo hay UNO, y Jesús es ESE

 

“BUEN” - versus los “malos” líderes religiosos de la época de Jesús (Mateo 23), y los “malvados” líderes religiosos a través de toda la historia de Israel (Ezequiel 34)

 

“PASTOR” - versus “asalariados”, quienes no son los dueños de las ovejas y no les importan - quienes solo trabajan por el dinero, y no por amor

 

Entra de nuevo aqui en Reflexiones Para Vivir este sabado junio 23 para leer JESUS DIJO: YO SOY EL BUEN PASTOR - PARTE II. 



Más Reflexiones [+]