Refugio Sagrado Es Tu Nombre

Refugio Sagrado Es Tu Nombre Compartelo



Miercoles, Enero 3 del 2018

 

No podía soportar terminar el 2017 así como lo había vivido en esta área en particular de mi vida. Entonces, hace dos semanas ya, me coloqué los tenis y valientemente volví a empezar mi rutina matutina de caminar.  

 

No ha sido fácil desde ese día. Ha estado lloviendo mucho en Armenia en estos días, entonces muchas veces estoy caminando en una leve brisa o no estoy caminando. Como hoy, por ejemplo: el cielo está gris, hace frio, y está lloviendo duro – y mi caminata matutina ha fracasado. 

 

Pero ayer, sí salí - y al estar escuchando la música que tengo en mi viejo "Ipod Shuffle", me llamó la atención una frase de la canción A Mighty Fortress (Castillo Fuerte) cantada por Christy Nockels, que dice: 

 

"Castillo fuerte es nuestro Dios 

Refugio sagrado es Tu Nombre..." 

 

"Refugio sagrado es Tu Nombre": esas palabras me sonaban tan hermosas y seguras, y me hicieron recordar algo que había leído un día en el Antiguo Testamento acerca de unas ciudades de refugio ordenadas por Dios.  

 

Entonces, sin poder caminar esta mañana, voy a investigar y ver lo que encuentro... 

 

… Bueno, esto es lo que encontré: 

 

"Las ciudades de refugio ordenadas por Dios jugaron un papel importante en la vida de la Israel de antaño. Dios ordenó primero a Moisés (Éxodo 21:12-14; Números 35:9-34; Deuteronomio 19:1-13), y luego a Josué (Josué 20) a señalarlas en la Tierra Prometida." 

 

"Las ciudades de refugio eran seis pueblos levíticos en el reinado de Israel y el reinado de Judá en las cuales los infractores de homicidio podían reclamar el derecho de asilo... Fuera de estas ciudades, la venganza de sangre en contra de tales infractores era permitida por ley. La Torá menciona estas seis ciudades como ciudades de refugio: Golán, Ramot y Beser al oriente del Rio Jordán, y Cedes, Siquem y Hebrón al lado occidente." Cada ciudad fue "escogida estratégicamente para que cualquier persona viviendo en Israel, incluyendo a los extranjeros..., podía huir a una de ellas y encontrar refugio en un día de viaje." 

 

"Al entrar en una de las ciudades de refugio la persona primeramente tenía que explicarles a los ancianos locales lo que había sucedido (Josué 20:4). Luego se le daba un lugar para quedarse hasta que se podían llevar a cabo los procedimientos de un juicio (Números 35:12). La ciudad garantizaba la protección de aquellos que habían buscado asilo contra los "vengadores de sangre" que querían matarlos en represalia (Josué 20:3). Este "vengador de sangre" normalmente era el pariente más cercano a la persona que había sido asesinado. Fue considerado su deber vengar la muerte de su pariente (Josué 20:9). 

 

Si en una ciudad de refugio en particular se determinaba que el acusado causó la muerte de otro ser humano por accidente, podía vivir, protegido del vengador de sangre solo si se quedaba en ese lugar. Solo podía regresar con seguridad a su casa después de la muerte del Sumo Sacerdote (Josué 20:6). Si se iba antes de la muerte del sacerdote, arriesgaba su vida, porque fuera de la ciudad de refugio, el vengador de sangre podía matarlo sin penalidad (Números 35:26-28). 

 

Si el acusado fuese condenado de muerte intencional, era entregado al vengador de sangre. El vengador entonces tenía que dar muerte al homicida (Números 35:19,21; Deuteronomio 19:12). A aquellos que mataban por homicidio involuntario o culposo, no se les permitía pagar un dinero de rescate en las ciudades de refugio para evitar las consecuencias de su comportamiento (Números 35:31-32)." 

 

Los criminales de homicidio involuntario o culposo tenían la oportunidad de huir a una ciudad de refugio antes de que el vengador de sangre pudiese tomar represalias. Allí, en una de las seis ciudades designadas de refugio, estaban protegidos hasta ser escuchados y recibir un justo juicio ante los ancianos del pueblo. Si fueran declarados inocentes de homicidio intencional, podían vivir en la ciudad de refugio hasta que muriese el Sumo Sacerdote, cuando entonces eran libres para regresar a su casa original. Si fueran declarados culpables de homicidio intencional, se les mandaba fuera de la ciudad de refugio para ser entregados al y morir por manos del vengador de sangre. 

 

Muchos pensamientos interesantes me vienen a la mente: 

 

- el hecho de que Dios señalaría un lugar de protección temporal o permanente para que todos los homicidas pudiesen ser escuchados y recibir un justo juicio 

 

- la ubicación estratégica de las seis ciudades de refugio, para que todos pudiesen acudir a uno de ellas sin dificultades 

 

- la oportunidad que Dios proveía al homicida involuntario para ser protegido y para poder vivir dentro de la ciudad de refugio   

 

- el hecho de que, solo cuando el Sumo Sacerdote hubiese muerto, el criminal podía regresar a su casa

 

- el hecho de que ningún homicidio, accidental o intencional, jamás podía ser pagado y absuelto por un dinero de rescate 

 

Entonces, ¿qué significa todo esto para nosotros hoy en día? 

 

Aquí, lo que pienso yo... 

 

Todos nosotros somos "homicidas" de una manera u otra: quizás no matamos físicamente a un ser humano y le quitamos el aliento de vida – pero "matamos" con nuestras palabras o con nuestro silencio, "asesinamos" con nuestros pensamientos y sentimientos y comportamientos llenos de maldad.  

 

Entonces, todos nosotros en un momento dado, necesitamos una "ciudad de refugio" adonde huir para ser protegidos del vengador de sangre de nuestras vidas, de satanás - aquel que está resuelto a que nosotros paguemos por nuestros crímenes. Esta "ciudad de refugio" es un lugar adonde todos podemos acudir y llegar, cada uno de nosotros – es un lugar donde podemos ser escuchados y recibir un justo juicio – es un lugar donde podemos vivir protegidos y seguros, sin temer una represalia constante e inminente por nuestros crímenes.  

 

Interesantemente, fue y todavía es, siempre y únicamente, la "sangre" que paga por un crimen, que paga por un pecado en particular, o por el pecado en general – nunca lo puede hacer un dinero de rescate. O el homicida mismo tenía que "pagar" por el asesinato con su propia vida – o el Sumo Sacerdote tenía que morir, derramar su sangre, y luego el criminal estaba libre para irse. Pero siempre el pago del delito era el derramamiento de sangre.  

 

Gracias a Dios... verdaderamente GRACIAS A DIOS! que nosotros que somos culpables de pecado, todos culpables de "homicidio" intencional y culposo de una manera u otra, nunca somos mandados fuera de una "ciudad de refugio" para cosechar las consecuencias vengadoras y mortales de nuestras acciones. Gracias a nuestro eterno Sumo Sacerdote Cristo Jesús, quien derramó Su propia sangre para pagar por nuestros pecados para que nosotros no tuviésemos que hacerlo, no tenemos que morir sino estamos libres para vivir.  

 

Pero siempre tenemos que correr a una "ciudad de refugio" para encontrar ese perdón y esa absolución. Y hoy en día, esa "ciudad de refugio" ya no es un lugar físico – ya no se llama o Golan, Ramot, Beser, Cedes, Siquem o Hebron. Hoy, nuestra "ciudad de refugio" es la presencia misma de nuestro Sumo Sacerdote por excelencia – hoy nuestra "ciudad de refugio" se llama Jesucristo. Tenemos que huir a Él. Tenemos que correr a Su presencia. Tenemos que apresurarnos a la protección y la seguridad que solo se puedan encontrar en El.  

 

Así como va la canción de Christy Nockels: "Refugio sagrado es Tu Nombre." 

 

¡Sí! Tenemos que correr al Nombre de Jesucristo – porque solo Él es nuestro refugio sagrado.  

 

"Torre fuerte es el nombre de Jehová;  

A él correrá el justo,  

y será levantado." 

(Proverbios 18:10) 

 

Para escuchar a Christy Nockels cantando su hermosa cancion A Mighty Fortress, haz click en este link: http://www.reflectionsforliving.com/video/311/a-mighty-fortress-christy-nockels/

 

(información tomada de:  

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   



Más Reflexiones [+]